algunas

curiosidades

EL ORIGEN

No sabemos con certeza cómo, cuándo y dónde a alguien se le ocurrió la feliz idea de cascar unos huevos, batirlos u freírlos de tal forma que se diera origen a la tortilla.

No obstante, como la tortilla es un plato que se encuentra presente en todas o casi todas las culturas, es muy probable que su origen no fuero uno, sino tantos como culturas han existido. Por ello, las variantes que encontramos en las cocinas de medio mundo son muy numerosa, cada una de ellas con resultados distintos, pero todos ellos formidables.

La primeras noticias que tenemos de la tortilla tal como la conocemos hoy en día nos llegan de la época del imperio aqueménida (sigo V a.C.), momente en el que, como nos cuentas algunos documentos escritos, se degustaba el kookoo, una tortilla hecha a base de huevos y hierbas aromáticas cuyo nombre nos recuerda al cacareo de las gallinas.

En España, el primer documento escrito que demuestra la existencia de la tortilla lo hallamos en una obra de Enrique de Villena en 1423, en la que se explica que los huevos se tomaban fritos o en tortilla. En las crónicas de los conquistadores del Nuevo Mundo se habla de la tortilla, tanto la que se elaboraba en tierras españolas como la que se preparaba allende los mares. Así las cosas, en textos de 1519 tenemos noticias de que los aztecas elaboraban tortillas y que ofrecían en los mercados de Tenochtitlán. En estos mercados se vendían, entre otras clases, huevos de gallinas y de patos para la elaboración de tortillas.

Desde entonces hasta ahora, la cocina se ha refinado hasta cotas inimaginables, y hoy en días nos encontramos ante la democratización de los fogones, algo que debe celebrarse. Si antes el huevo era un bien escaso y caro, solo al alcance de los más ricos o de aquellos que poseían gallinas, ahora, por suerte, comoer huevos se ha convertido en algo habitual y al alcance de todos.

LAS CLASES DE TORTILLAS

La omelette

tortilla francesa

Así se llama en Francia y en casi todas las escuelas de cocina del mundo, pues francesa es una variedad de tortilla.

Esta es, sin duda, la versión más sencilla de la tortilla y se caracteriza por elaborarse con huevos batidos sazonados con sal y fritos en una sartén engrasada con más o menos mantequilla. Es indispensable para que se llame como tal que esté doblada sobre sí misma una o dos veces.

Además, el relleno debe ser lo suficientemente sutil en cuanto a cantidad como para no deformar demasiado la apariencia limpia de la tortilla. De lo contrario, es mejor mezclar los huevos y el ingrediente elegido en un cuenco y freírlos como si de una tortilla española se tratase.

Bajo una aparencia simple, se esconde un abanico de posibilidades que no tiene fin, pues la tortilla francesa se puede rellenar con casi cualquier alimento, por no decir con todos: verduras, carnes, embutidos, quesos, setas, mariscos o pescados...

La española

tortilla patatas

Son muchos los que coinciden en asegurar que la tortilla de patatas es hija de la escasez. Un documento anónimo de finales del siglo XVIII explica que, como no había huevos suficientes para que las mujeres frieran gordas y suculentas tortillas, se les ocurrió la feliz idea de agregar patatas, lo que solucionaba el problema. El resultado, lejos de parecer "pobre", se elevó hasta cotas inimaginables de fama y, a días de hoy,  resuena con orgullo que la tortilla de patatas es española.

"Para gustos, los colores" es lo que podemos decir cuando hablamos de la tortilla española, pues cierto es que hay una tortilla perfecta para cada uno de los que habitan este país, y para cada cual la suya es mejor. Con o sin cebolla, con o sin pimientos, la patata cortada a rodajas o a daditos, frita o pochada, casi cruda por dentro o bien cuajada... En cada casa se elabora de una forma y todas son válidas. Los únicos ingredientes que no faltan son, por supuesto, huevos, patatas, sal y aceite. A partir de aquí la imaginación y la experiencia nos llevarán a alcanzar la perfección, al menos para nuestro gusto.

Otras tortillas

tortilla espinacas

También se elaboran tortillas que podríamos llamar a la española, pero que han prescindido de la patata y se han aventurado a emplear otro ingrediente en solitario o unido a otros alimentos. Es el caso, por ejemplo, de las tortillas de espinacas, alcachofas, berenjenas, garbanzos, judías, embutidos, pollo, carne... 

Como colofón estan una variedad también muy sabrosas de tortillas dulces, es decir, que se toman como postre, desayuno o merienda, rellnas de frutas, cereales, chocolate... Seguro que puedes encontrar tu preferida, aunque todas te sorprenderán, no nos cabe la menor duda.

LOS HUEVOS

Para comenzar y antes de nada hay que saber que todos los huevos destinados al consumo humano deben tener por ley una leyenda impresa en la cáscara que nos ofrece información muy valiosa. Se trata de una serie de dígitos y letras, cada uno de los cuales tiene un significado.
numeración huevos

A. Hace referencia a la forma de cría. (3) Gallinas criadas en jaula (2) Gallinas criada en suelo (1) Gallinas camperas (0) Producción ecológica.

B. Hacen referencia al país de la UE en el que se han producido los huevos: ES, España.

C. Son el código de la provincia de producción de los huevos.

D. Hacen referencia al municipio.

E. Indican la granja de la que proceden los huevos.

Es posible que el códig aún tenga un número más al final, que haría referencia  al grupo de gallinas dentro de una misma granja.

Así, la próxima vez que adquiera huevos para elaborar una deliciosa tortilla, tenga en cuenta no solo la fecha de caducidad de los huevos (que se encuentra en la huevera) sino el código, ya que brinda toda la información necesaria para el consumidor.

En nuestros establecimientos, todos nuestros huevos son de denominación 0, derivados de gallinas de producción ecológica.

Horario

De lunes a domingo

12:00 - 00:00

Alérgenos

Todos nuestros platos disponen de carta de alérgenos y valores nutricionales. No dudes en consultar!

Síguenos en